¿Te cuesta adquirir el hábito de practicar yoga en casa?

Si es así, he elaborado una serie de consejos que creo que te van a ser muy útiles.

La práctica de yoga, te aporta unos beneficios que te han motivado a dar el paso de decidir pertenecer a esta comunidad de yoguis. Te estoy muy agradecida por tu confianza.

He observado que, en ocasiones, puede resultarte complicado encontrar un tiempo para ti: tu práctica queda más abandonada de lo que te gustaría; cada día te sientes más cansada y endolorida. Te frustras porque no haces nada de ejercicio. Tu concentración disminuye…

Tranquil@ porque todos hemos pasado por temporadas así.

Lo importante es adquirir una rutina en tu práctica que te haga sentir bien y te suponga cada día menos esfuerzo llevar a cabo. Para ello, deberás intentar que la práctica esté entre tus prioridades. Poco a poco instaurarás el hábito, y todo fluirá.


¿Cómo conseguir una práctica de yoga constante y satisfactoria?:

Primero, busca tu propósito con una dosis adecuada de realidad y de acuerdo con tu disponibilidad de tiempo y necesidades…… 

  • Busca tu propósito: ten claro por qué quieres practicar y adquiere un compromiso de práctica para poder alcanzar tus metas.
  • Planifica: para crear una rutina, establece unos días y horarios de práctica al igual que lo harías si acudieses a algún lugar a practicar. Una buena idea, si tienes una agenda, es reservar las horas de práctica en la misma. También, puedes utilizar alguna aplicación digital: con Google calendar puedes incluso instaurar una alarma o recordatorio.
  • realista: ajusta tu práctica al tiempo que tengas (para ello hay clases de diferente duración). Una vez más tu agenda puede hacerte bajar a tierra tus pretensiones.
  • Elige tu práctica según el momento del día y tus propias necesidades. Las prácticas restaurativas están más orientadas para acabar el día o bien, para empezarlo en caso de encontrarte con poca energía para moverte o en caso de haber realizado un gran esfuerzo el día anterior.

En segundo lugar, tienes que elegir el sitio adecuado en tu hogar. Eso te facilitará poder empezar de un modo más rápido

  • Designa un espacio de tu casa para la práctica: encuentra el espacio en el que te sientas cómoda para practicar. Hazlo íntimo colocando alguna vela, incienso o difusor de aceites. Elimina distracciones que puedas evitar (y acepta aquellas que forman parte del ambiente como retos para volver al presente)
  • Hazte con el material necesario: una esterilla, 2 bloques, cinturón, manta, cojines y ropa cómoda y no muy ancha (para evitar que con determinadas posturas se caiga hacia la cara).

Además y como recordatorio, (aunque casi seguro que ya lo sabes):

  • Evita comer justo antes de hacer yoga: el movimiento y en especial las torsiones pueden ocasionar desde reflujo hasta ganas de vomitar y otras molestias digestivas. Valora qué tipo de comida has realizado y espera el tiempo necesario para digerirla.

Finalmente, si has seguido todos estos pasos, ahora sí: ¡ya puedes empezar la práctica!

  • Acompaña tu práctica con música: será una buena aliada para centrarte en el momento presente en caso de que tu mente vaya a mil revoluciones. Elige una lista de reproducción acorde a la práctica y trata de escuchar todos los detalles de cada pieza. Evita música con letra en la que pierdas la concentración.
  • Practica descalza: así tendrás una mayor sensación y percepción de lo que estás haciendo porque hay miles de terminaciones nerviosas en las plantas de los pies que van a todas las partes del cuerpo lo que va a favorecer que la energía fluya libremente. Por otro lado, permites que los pies se expandan y oxigenen después de estar todo el día entre zapatos, calcetines, zapatillas de casa…
  • Contacta con el silencio: aconsejo la música para principiantes o como método de fácil relajación al entrar y salir de la práctica (o en ejercicios determinados según el objetivo que pretendamos conseguir). Pero creo sumamente importante practicar en silencio puesto que el fin último de la práctica es silenciar la mente. Prueba a sentarte en la esterilla sin música, sin compañía, solamente tú, sintiendo tu presencia.
  • Usa tu respiración para dejar pasar pensamientos y concentrarte de nuevo.
  • Practica desde la escucha: observa tu cuerpo y sus demandas. No fuerces ni ocasiones ninguna lesión.
  • Sé tu propio maestro: durante la clase, te iré guiando con las diferentes indicaciones. En cada práctica trato de ponerme en tu piel ofreciendo otras alternativas y posibilidades pero eres libre para decidir cuándo parar y descansar, o mantenerte más tiempo en la postura. Además, la ventaja de practicar online es que incluso puedes parar el vídeo.
  • Acaba tu práctica con al menos 5 minutos en Savasana o postura del cadáver para favorecer la relajación profunda y la integración de todo lo trabajado durante la práctica.

Y además…..

  • Combina tu práctica física con meditación: yoga es la unión de cuerpo, mente y espíritu. Decía Buda que “tan importante es el interior como el exterior porque todo es uno”.
  • Repite las prácticas y observa cómo cada vez las sensaciones son diferentes. Es una excelente manera de integrar las posturas, la alineación y poder progresar.
  • Practica y todo llega: no tengas prisa por alcanzar tus objetivos. Disfruta la experiencia del proceso y recuerda que el río ya fluye: no es necesario empujarlo.

Si tienes dudas o no entiendes algo, investiga o pregunta. Mándame un email a info@dandasalud.es. O también envíame un MD a través de Instagram @dandasalud

¡Estaré encantada de ayudarte!

Para dar un paso más y poder empezar, te ayudo a elegir tu esterilla.